Si se busca una definición de historia, cultura y patrimonio, el Centro Histórico de la Ciudad de México es una excelente opción. Con una extensión de 9 kilómetros cuadrados -688 manzanas- el Centro Histórico alberga alrededor de 1,500 edificios de valor monumental con construcciones realizadas entre los siglos XVI al XX.

Particularmente, el Zócalo conserva la quinta esencia de la ciudad; atractivo por los edificios que lo componen, es un lugar obligatorio si lo que se quiere es respirar el folklore de una de las ciudades con más habitantes en el mundo, sin olvidar, por supuesto, el resguardo que representa el Centro de la Ciudad a los vestigios arqueológicos de la civilización Azteca. Al alcance de cualquiera, caminar por las calles del Centro Histórico de la Ciudad de México es toda una experiencia y un recorrido en el tiempo.