A través de sus estrechas callejuelas, de sus casas de paredes blancas y rojizos techos, Comala, en Colima, es un pueblo risueño y lleno de luz. Su horizonte se define por una vegetación exuberante y un limpio cielo. Nada que ver con la siniestra evocación del lugar que nos compartió el maestro Juan Rulfo. Comala, por su apacible ambiente, es uno de los rincones más atrayentes de Colima y un estupendo sitio para estar en contacto con la naturaleza y con lugareños por demás cordiales.

Solo hay 8 kilómetros de distancia entre Comala (cuyo nombre significa en náhuatl, “lugar de comales”) y la capital del estado. La tranquilidad que se percibe en esta hermosa comunidad, se equilibra con la impresionante imagen del coloso que se levanta detrás de ella: el Volcán de Fuego. A finales de la década de 1990 se declaró a este pueblo como Zona de Monumentos Históricos, y gracias a ello, se ha logrado preservar de mejor manera, a varios de sus edificios más representativos.

Qué visitar en Comala

El clima imperante tiene una calidez como la que demuestra su gente. Nada hay tan grato, como recorrer sus callejuelas, bajo las sombras de los almendros y las palmeras; sentir la caricia fresca del viento en la faz, y contemplar su noble plaza. Frente a esta última, aparece la Parroquia de San Miguel Arcángel, elegante construcción neoclásica, ubicada en conveniente armonía urbana, cerca de la Presidencia Municipal.

Ya estando en la Plaza Municipal, es irresistible no pasar un tiempo sentado alrededor de su pintoresco quiosco, para contemplar las fuentes y disfrutar de esa atmósfera que cautivó al gran autor de la novela “Pedro Páramo”, el escritor Juan Rulfo.

Otro lugar imperdible en Comala es la Ex hacienda de las Nogueras, edificio del siglo XVII, enfocado al cultivo de caña de azúcar. En la actualidad es la sede de un Museo, un Ecoparque y un Centro Cultural. En cuanto al museo, este fue proyectado por Alejandro Rangel Hidalgo y precisamente, allí se exhiben diversas obras de este artista colimense.

De este edificio, se han conservado en perfectas condiciones elementos originales y otros reconstruidos, como la capilla y la chimenea.

Cómo llegar a Comala

Comala se ubica a 8 kilómetros de la capital de Colima. Partiendo desde este último punto, se llega a través de la carretera estatal número 16.

Información relevante acerca de Comala

Los habitantes de Comala se distinguen por los estupendos trabajos artesanales que realizan en madera, principalmente caoba y parota, manifestados en objetos con adornos y finos muebles. No obstante, también sobresalen en la realización de máscaras que se utilizan para las danzas tradicionales de la región, los sombreros de palma estilo colimense, los metálicos comales, los prácticos chiquihuites, y principalmente, los llamados “cactli”, que pueden hallarse en prácticamente todo el país.

Además, para quienes una parte importante del turismo se refiere a la gastronomía de los lugares que se visitan, Comala ofrece un rico mosaico de tradiciones culinarias. Y así, en Comala se pueden gozar de bebidas originales y deliciosas, como el ponche con mezcal de maguey, la tuxca y diferentes licores, elaborados con frutas de la región, por ejemplo, el tamarindo, la zarzamora, el coco, la guayabilla y varias más. Todo lo anterior se acompaña de suculentas botanas como el tatemado y el pan dulce. No hay que perderse también, platillos como las tostadas de ceviche y las flautas entomatadas. Por último, hay que mencionar un rico atole que se prepara con semillas de chan, que lleva por nombre “bate”, el cual se sirve con miel de piloncillo.

Actividades a realizar en Comala

Las particularidades ígneas del área donde se localiza Comala le han dado forma a un conjunto de lagunas, famosas en la región por su sugestiva estampa. Por ejemplo, la de Carrizalillo, se localiza a unos 18 kilómetros al norte de Comala y es un sitio perfecto para transitar por sus orillas montando a caballo, acampar y pescar especies como lobina negra.

Unos 4 kilómetros más al norte, se ubica otra laguna, la María, recomendable para realizar paseos en lancha y excursiones de pesca. En las orillas de la laguna María, existen cabañas, lugares para comer y áreas para acampar. Cerca de allí, también pueden visitarse varios cuerpos de agua, en las inmediaciones de la antigua planta hidroeléctrica “El Remate”.