Pensar en México y sus pueblos mágicos es explorar sugestivos puntos del mapa turístico de nuestro país. En tales lugares, los turistas pueden hallar alternativas frescas, distintas y fascinantes, es decir, mucho de lo que caracteriza la experiencia de recorrer las diferentes entidades de México. Los mágicos pueblos con los que cuenta nuestra nación, manifiestan la gloria del pasado de estas tierras: así sus grandes edificios sacros, sus monumentales fuertes y bastiones, sus nobles monumentos y plazas.

Algunos consejos para descubrir lo mágico del pueblo de México, de la mejor manera posible, son los siguientes: hay disfrutar no solo de las playas y los parajes naturales más famosos, sino también de los templos, sitios arqueológicos y monumentos que abundan en el país; conviene comprar artesanías y recuerdos mágicos en los pueblos de cada entidad de república; y por supuesto, es inteligente visitar los pueblos y comunidades de México, en especial, en el ambiente mágico de las fiestas tradicionales que allí se celebran. Esta es una vía para conocer a plenitud su pulso vital, la esencia misma de tales lugares.

Una de las ventajas de recorrer turísticamente nuestro país, tanto los Pueblos Mágicos, como los demás famosos destinos que hacen imperdible este territorio, es que la mayoría de tales lugares cuenta con una sólida oferta de hoteles y restaurantes, así como operadores de tours y variados servicios, que se pueden aprovechar.
Para llegar a los Pueblos Mágicos de México se puede utilizar la vasta red de carreteras que existe en el país. Estas modernas vías, tienen una numeración impar, las que corren de norte a sur y par, si se extienden, de este a oeste. Dicha numeración comienzan en el área noroeste del país, en Tijuana, Baja California y se incrementa conforme se avanza rumbo al sur y al este.

Existen tipos diferentes de autopistas, varias de las cuales nos conducen a los Pueblos Mágicos de México. Las carreteras y autopistas de acceso limitado, están integradas a la red federal de carreteras y se distinguen por la utilización de la letra “D” al final del número de la carretera. El tiempo que dura cada recorrido son aproximados y se calculan tomando en cuenta que el medio de transporte a utilizar es un automóvil. De la misma manera, el costo del combustible que se va a utilizar se estima de acuerdo a la ruta que se requiere para llegar a un Pueblo Mágico en particular.

No hay que olvidar que, cada estado de nuestro país construye carreteras dentro de su territorio y las distingue con una numeración propia. Para cuando se viaje a uno de los Pueblos Mágicos también se puede hacer uso de estas vías de transporte.