El Oro, Pueblo Mágico del Estado de México, es una de las antiguas glorias mineras de esta entidad del país. Y aunque su esplendor minero, hace mucho tiempo que se agotó, aún sigue destacando como un imán turístico de gran respeto. Posee señoriales edificios que cautivan la atención de los visitantes y los incita a buscar mayores referencias de su apasionante historia.

Si se llega temprano a esta comunidad mexiquense, se tendrá la oportunidad de ver como abren los diferentes negocios. Luego, conviene recorrer sus calles pintorescas de suelos empedrados y así llegar al tradicional Jardín Madero. Se trata de un apacible lugar, con encantadoras bancas y una densa arboleda, excelente para observar al pueblo despertando paulatinamente. En las panaderías colindantes al Jardín Madero, sirven rico café caliente y suculentos biscochos.

Qué visitar en El Oro

Un lugar imperdible es la Capilla de Santa María de Guadalupe, con un atrio cerrado lleno de rosas, en cuyo centro aparece una escultura de Jesucristo. Luego, conviene conocer en el mencionado Jardín Madero, el árbol del Bicentenario, el cual fue sembrado en el año 2010. Lo que sigue es el Palacio Municipal, blanca construcción con elevados torreones, edificada en los albores del siglo XX. En la entrada del Palacio Municipal de El Oro, se puede contemplar un admirable mural titulado “El Génesis de El Oro”, realizado por Manuel D’Rugama, y en donde se nos muestra un panorama de este pueblo de hace un siglo, el contraste entre una elegante clase potentada, por un lado, y los rudos y esforzados mineros, por otro.

Junto al Palacio Municipal, aparece el famoso Teatro Juárez, auténtico tesoro arquitectónico. Con notables motivos neoclásicos franceses, este edificio abrió sus puertas en 1907, para ser el escenario perfecto de grandes zarzuelas y óperas. Se sabe que se trata de la única construcción de corte isabelino que existe en nuestro país. Los domingos, en este lugar, se proyectan videos de musicales y conciertos, los cuales pueden disfrutarse de manera gratuita. En las afueras del lugar existe una tienda en donde se ofrecen toda clase de recuerdos y artesanías.

No lejos de allí se localiza en Mercado Municipal, mismo que abre diariamente, desde muy temprano. Allí se pueden degustar creaciones gastronómicas tradicionales de la región y efectuar diferentes compras.

Cómo llegar a El Oro

Partiendo desde la Ciudad de México, se debe tomar la carretera a Toluca y proseguir por el libramiento con rumbo a Atlacomulco. Luego hay que continuar por la carretera estatal número cinco, hacia El Oro.

Información relevante acerca de El Oro

Lo que sigue es explorar el Centro Artesanal El Oro, en donde se exhiben productos culinarios, textiles, muebles y artesanías de todo el Estado de México. Destacan allí, los cestos tejidos con hojas secas de pino, y la llamada “chiva”, licor digestivo típico elaborado con anís y distintas hierbas, con el cual, de acuerdo a los lugareños, se puede curar “de espanto”.

Después se sugiere conocer la Plazoleta del Vagón, cercana a una antigua estación ferroviaria, con su verde techo de dos aguas. Son interesantes de ver los rieles en la calle, en las inmediaciones y un viejo vagón. Para amenizar el paseo, es oportuno visitar la tradicional Dulcería Los Refranes, en donde se comercializan golosinas típicas, café orgánico mermeladas, vinagretas y otros varios productos.

Con relación a las fiestas populares más destacadas de esta comunidad del Estado de México, hay que mencionar la dedicada a la Virgen de Guadalupe, el día 12 de diciembre. Posteriormente se llevan a cabo el Carnaval de El Oro.

Actividades a realizar en El Oro

Otro lugar imperdible para quien recorra El Oro es el Museo de la Minería del Estado de México, mismo que forma parte del Instituto de Cultura de esta entidad del país. Allí se nos brinda valiosa información acerca de la historia minera de este pueblo y además, una exhibición geológica que incluye los distintos minerales que se extraían del lugar. El museo también incluye una sala de exposiciones temporales con valiosas pinturas y un formidable tiro, desde donde los visitantes pueden asomarse para observar las entrañas de la tierra.

Finalmente, es aconsejable dar un paseo por las presas Victoria y Brockman, en donde se pueden disfrutar varias dinámicas ecoturísticas, como pescar truchas, realizar cabalgatas y contemplar a las mariposas monarca.