Los Pueblos Mágicos han dejado de ser simplemente lugares elegidos para integrar un programa de fomento turístico. En solo unos años, han llegado a ser un valioso muestrario de lo que define a México como potencia turística a nivel mundial. Bellos edificios coloniales, antiguos sitios arqueológicos, pintorescas festividades, tradiciones y costumbres más que sugestivas, todo ello, es posible hallarlo en los Pueblos Mágicos de México. De igual manera, en las 84 comunidades que están incluidas hasta la fecha en el programa de los Pueblos Mágicos,  se cultivan deliciosas propuestas gastronómicas y pueden visitarse grandes reservas naturales, ríos, montañas, desiertos, selvas y muchas otras maravillas más.