Mexcaltitán” en lengua náhuatl significa “El lugar donde hay casas de los que adoran a Mixictli, o mexicanos”.

Los aztecas salieron de este lugar en el año de 1091, para fundar, en 1325, en el Lago de Texcoco, la gran Tenochtitlán. La Isla de Mexcaltitán fue un importante centro ceremonial de los aztecas del reino de Aztlán, así como el punto de partida de las siete tribus náhuatl que, dirigidas por su sacerdote-guía “Tenoch”, obedecían los dictados del dios Huitzilopochtli de buscar un islote en el que hubiera un águila posada sobre un nopal, devorando a una serpiente. Durante 234 años peregrinaron, hasta que finalmente encontraron la señal y fundaron la Gran Tenochtitlán, lo que actualmente es la ciudad de México; esto es según las narraciones de Fray Bartolomé de las Casas, después que los españoles destruyeron el reino de Aztlán al mando de Nuño de Guzmán.

Esta isla circundada por las aguas de una laguna de 6 km de longitud y 3 de ancho, cuenta con un diámetro de 350 m. Su sistema de urbanización es muy especial, ya que tiene forma de óvalo y está constituido por dos calles en su diámetro mayor, dos transversales y otra perimetral; las casas generalmente tienen banquetas muy altas, hasta de un metro, dado que en temporada de lluvia se inundan las calles, por lo que tienen que transportarse dentro de la isla en lanchas y canoas. Por este fenómeno, a esta isla se le ha llegado a denominar “La Venecia Mexicana”.

Esta rodeada de esteros y canales que parecen disputarse los estrechos espacios entre paisajes de vegetación donde predomina el mangle blanco, el Tule, rica fauna con diversidad de garzas y aves cantoras.

Dispone del embarcadero “La Batanga”de donde parten las lanchas hasta la población, serás bien recibido y podrás disfrutar de las delicias de la cocina mexcalteca, además de poder visitar atractivos como son la iglesia y un interesante museo. Sólo existe un hotel. En lo que respecta a la gastronomía mexcalteca, está muy reconocida por su amplia variedad de platillos exquisitos preparados a base de pescados y mariscos frescos procedentes de las marismas y del mar. Entre estos destacan las albondigas de camarón barbón, ostiones en su concha, tamales de camarón, lisa a la parrilla y el legendario “Taxtihilli”; realizado con camarón y atole de maíz con chile.

Tiene un templo sobriamente decorado, que data del s. XIX, en honor a los santos patronos de los mexcaltecos, San Pedro y San Pablo. Asimismo cuenta con una plaza principal con kiosco, un museo y el edificio que ocupa la presidencia municipal, construido en 1815. Dispone de un pequeño hotel, restaurantes, teléfono y servicios médicos.

Su fauna es muy variada, se forma principalmente por garzas, patos pichichín, grullas y chachalacas. La gastronomía mexcalteca es reconocida por su amplia variedad de platillos de exquisitos de pescados y mariscos, procedentes de las marismas y del mar; se tiene una enorme producción de camarones con la cual se prepara el famoso “Tlaxtihuili”, realizado con camarón y atole de maíz con chile.

También se pueden saborear los tamales de camarón barbón, empanadas de camarón, ostiones y lisa a la parrilla; y para llevarse un recuerdo te recomendamos adquirir una “Barcina de Camarón”, elaborada por los artesanos de la isla, que consiste en envolver camarones secos, seleccionados en una tela y posteriormente tejidos con palmas en forma de pelota, que le proporcionan a la vez protección y belleza, además de que la conservan para consumirse en cualquier momento.

Actividades

Una de las actividades que te recomendamos es dar un paseo en lancha a través de las lagunas y manglares de la isla, practicar la pesca, tomar algunas fotografías de la flora, fauna y del paisaje esplendoroso de colores verde y azul, así como ir al museo, al templo o dar un recorrido por las calles de la isla y saborear los deliciosos platillos de la región.

En junio, los días 28 y 29 de cada año, se llevan a cabo las festividades religiosas de San Pedro y San Pablo, cuando inicia “la zafra del camarón”, la cual consiste en una singular carrera en lancha entre representaciones vivas de San Pedro y San Pablo, con fuegos pirotécnicos, danzas y bailes populares.

Como llegar

Usted puede llegar al atractivo por vía aérea o por vía terrestre. A su llegada al aeropuerto se trasladará a la central de autobuses de Tepic, que se encuentra dos horas de la isla, de donde sale hacia el noroeste la carretera federal núm 15, rumbo a Acaponeta, que de hecho en este tramo es autopista de cuota. A los 55 km tome la desviación a la izquierda hacia Santiago Ixcuintla, y de aquí la carretera hacia Mexcaltitlán, la cual, tras unos 30 km, conduce hasta el embarcadero La Batanga, en donde se aborda una lancha hacia la isla, en un recorrido aproximado de 15 minutos a través de canales bordeados por exuberante vegetación. Si planea visitar Mexcaltitán en algún momento del año, procure hacerlo alrededor del 29 de junio, cuando se celebra a los patronos del lugar, San Pedro y San Pablo. La actividad principal que se efectúa en esa fecha es una emocionante carrera de barcas que ostentan imágenes de los dos santos, y que compiten por asegurar una buena pesca de camarón en la temporada de captura del molusco si cada uno de los santos favorece a uno u otro de los equipos.