En el centro de la Sierra Norte de Puebla, en un pequeño valle entre montañas se encuentra el Pueblo Mágico de Pahuatlán, una comunidad de vocación agrícola que ha cultivado las laderas del Cerro Ahila desde tiempos prehispánicos.

La principal riqueza de este pueblo es su herencia cultural que sigue viva en sus tradiciones, una magia especial  abrigan sus fiestas y rituales, como la famosa danza de Los Tocotines o Voladores.

La ubicación geográfica de este pueblo nos ofrece sorprendentes paisajes de montaña y atractivos parajes naturales como acantilados, grutas y pozas, así como senderos boscosos que constituyen una excelente ruta para la bicicleta de montaña y el senderismo.

Qué visitar en Pahuatlán

Muchas son los atractivos que ofrece el municipio de Pahuatlán de Valle, iniciando por la vista de su cabecera municipal con sus casas de techos de teja roja. En la plaza principal se puede visitar el Templo del Señor Santiago fundado en el siglo XVII, un modesto edificio colonial envuelto de un gran misticismo, característico de las tradiciones religiosas de esta región.

Diversas ruinas y montículos son huella de su pasado prehispánico, en el Saltillo se pueden encontrar algunos restos arqueológicos, así como en el cerro Citlaltépetl en Xolotla y en el cerro Huehuetlillo en la comunidad de Atla, en ésta última también existen algunas pinturas rupestres en el acantilado del paso de Xólotl.

Algunos de los parajes naturales que se pueden explorar en los alrededores son Las Grutas de Tamborillo en el cerro de Atla, la Poza de la Campana en el río Pahuatitla, las Pozas del Tecomate y Zacapahuaya en el río Chixtla, La Cueva del Águila cerca de la comunidad de Tlalcruz y las grutas de los Ángeles en el municipio vecino de Tlacuilotepec.

También, se pueden recorrer diversas rutas de montaña y excursionismo, una muy recomendable por sus paisajes es la de Zacamila, Zoyatla, Acahuatitla, Montellano, Cruz Santa y Los Ángeles, en la que con suerte, desde las montañas más altas se tiene oportunidad de observar el reflejo del mar del Golfo de México.

Cómo llegar a Pahuatlán

Pahuatlán se localiza en el estado de Puebla pero su principal ruta de acceso es desde Tulancingo, Hidalgo. La distancia aproximada de Puebla a Pahuatlán es de 240 kilómetros. El trayecto de Puebla a Tulancingo es de 200 kilómetros por autopista y unos 30 kilómetros más por la carretera federal 132. De Tulancingo a Pahuatlán se recorren otros 40 kilómetros, un tramo sobre  la carretera federal 130 y posteriormente la carretera local que lleva a nuestro destino, entre barrancas y cerros que cruzan la Sierra Madre Oriental.

Desde la Ciudad de México hasta Tulancingo son unos 120 kilómetros. Otra opción es llegar desde Puebla por la carretera estatal que va de Apizaco a Tlaxco, Chignahuapan y Tulancingo.

Por autobús se puede llegar desde la Central de Autobuses de Puebla y desde la Central de Autobuses de Tulancingo. Desde la Ciudad de México se puede llegar hasta Tulancingo por la Terminal de Autobuses del Norte o al oriente a San Martín Texmelucan o Apizaco desde la TAPO. También existen rutas de transporte local que comunican los pueblos de la Sierra Norte con salidas desde poblaciones más pequeñas tanto de Puebla como Tlaxcala.

El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y el Aeropuerto Internacional de Puebla, son las terminales aéreas más próximas, en ambas se cuenta con todos los servicios para los viajeros.

Información relevante acerca de Pahuatlán

La comunidad pahuatense proviene del mestizaje entre etnias nahuatl y hñahñu u otomí, el nombre de este pueblo en lengua náhuatl significa “lugar de los frutos” o “pahuas”, una variedad de aguacate. En la localidad de San Pablito predomina la cultura otomí y una antigua tradición que ha hecho famoso a este pueblo, la elaboración del papel amate.

Otra importante tradición de Pahuatlán es el huapango, que se toca, canta y baila con gran emotividad, son ampliamente conocidas sus celebraciones populares de semana santa y la verbena del grito de independencia.

La antigua carretera a Pahuatlán ofrece excelentes panorámicas de la sierra, asimismo, en la región se puede disfrutar de varios miradores como el de Ahila, en la parte alta del cerro del mismo nombre, el de Tzinacacalco en lo alto del cerro Citlaltépetlel y el de Xolotla.

Además del papel amate, la talla de madera, la alfarería y los bordados a mano constituyen bellas expresiones del arte popular mexicano. La comida regional es como sus tradiciones una síntesis de varias culturas, se puede degustar ricas tlayudas y tacos de cecina ahumada y descubrir sabores inesperados como una salsa de chicales, una especie de hormiga.

En la localidad se cuenta con un hotel y posadas. En la oficina de turismo del municipio y en agencias de viajes de las ciudades de Puebla y Tulancingo se ofrecen recorridos por Pahuatlán y las comunidades vecinas, como el corredor náhuatl, el de la montaña, el de productores de fruta, el del amate, el de bosques y ríos y el del café.

Actividades a realizar en Pahuatlán

Caminata por la plaza principal del pueblo, excursiones a comunidades grutas, ríos y pozas, observación de aves, bicicleta de montaña, cabalgatas, excursionismo, senderismo y espeleísmo.

Los fines de semana visitar el mercado y en las fiestas populares se puede escuchar y zapatear el tradicional huapango, así como disfrutar de jaripeos y observar rituales como los voladores.

Fotografía: Ayuntamiento de Pahuatlán, pahuatlanonline.webcindario.com