Huatulco se perfila ante la mirada de los viajeros como un paraíso que tiene estupendos parajes silvestres con abundante sol, arena color dorado y tropical vegetación. En efecto, las playas de Huatulco lo mismo cautivarán a los visitantes deseosos de disfrute playero, como también a los afectos al turismo de naturaleza. Teniendo como marco paisajístico la impresionante Sierra Madre del Sur, este centro de veraneo comprende unas 21 mil hectáreas y nueve maravillosas bahías de cristalinas aguas.

De hecho, los viajeros aficionados a la aventura tienen la diversión garantizada en Huatulco ya que, por sus condiciones geográficas tan variadas, este sitio turístico oaxaqueño es excelente para la práctica del senderismo, escalada en roca, ciclismo de montaña, rafting y muchos de los deportes náuticos más apasionantes. Conviene saber que muchos de los centros de alojamiento de Huatulco tienen muchas ventajas logísticas, equiparable a varios de los hoteles cerca del aeropuerto de la Ciudad de Mexico.

Hasta los inicios de la década de 1980, este conjunto de nueve bahías en las costas de Oaxaca contaba con solo una comunidad, la cual estaba sumamente aislada y no contaba con electricidad y agua potable. Además, esta población solo era accesible al transitar por un camino de terracería. En la actualidad, La Crucecita se ha transformado en otro de los grandes atractivos de Huatulco y allí pueden hallarse magníficos restaurantes, bares y económicas opciones de hospedaje.

Fue también en los primeros años de la década de 1980 cuando fueron construidos los primeros resorts de lujo en Huatulco. Posteriormente se contó en este destino oaxaqueño con un aeropuerto, una marina y un estupendo campo de golf. Cada una de las bahías de Huatulco tiene un perfil turístico perfectamente definido, por ejemplo, Tangolunda cuenta con exclusivos hoteles y servicios para los viajeros; Santa Cruz, por su parte, destaca por su marina, sus magníficos restaurantes y su oferta lúdica enfocada a los vacaciones familiares; Chahue cuenta con lujosas zonas residenciales y otra moderna marina y San Agustín es imperdible por sus restaurantes palaperos y por sus magníficos arrecifes.

Para fines de alojamiento en este centro de veraneo de las costas oaxaqueñas les sugerimos reservar en el estupendo hotel Barcelo Huatulco.