En el marco del pasado Tianguis Turístico, el Ejecutivo Federal hizo el anuncio de que desea llegar a 100 Pueblos Mágicos. Diferentes funcionarios relacionados con el turismo en México, reaccionaron ante tal iniciativa comentando que, si bien es muy positiva, debe estar condicionada al cuidado de la marca y el cumplimiento de las reglamentaciones existentes.

Para que un Pueblo Mágico tenga éxito se requieren recursos para instalar cableado subterráneo, modificar la imagen urbana, contar con los servicios públicos indispensables y satisfacer otras necesidades de infraestructura. Tomando como ejemplo Calpulalpan, Pueblo Mágico oaxaqueño, se menciona que la inversión gubernamental paso de un millón de pesos al inicio del sexenio, a 34 millones de pesos para este 2014, lo cual ayuda a que los turistas encuentren verdaderamente atractivo el lugar.

Los funcionarios también opinan que si bien el límite de cien Pueblos Mágicos es adecuado, tal vez se precise la creación de otro programa, en este caso intermedio, para fomentar el turismo que si bien son más modestas, también cuentan con valores culturales, naturales e históricos, dignos de promocionar.