El Paricutín, en purépecha Parhikutini, lugar al otro lado, es un volcán extremadamente joven que se localiza en el estado de Michoacán, entre el nuevo poblado San Juan Parangaricutiro y el poblado Angahuan.

Este volcán cambió la vida a los habitantes de la meseta Purépecha el día 20 de febrero de 1943, día en que nació, pues sepultó dos poblados purépechas de los que todavía se pueden apreciar las dos torres de una iglesia que quedó cubierta por lava. Una de las principales atracciones de este volcán, es que es el único que el ser humano ha tenido oportunidad de ver surgir. Se le considera como un fenómeno natural que permite estudiar el proceso geológico. Actualmente, se distingue por ser uno de los paisajes más representativos del estado de Michoacán y de los más visitados por los turistas. Alrededor del volcán se pueden encontrar bosques, lava petrificada, arena y restos de construcciones.